La vida puede ser un caos o una bendición, o un poco de las dos. Lo importante, destaca Lala, es que se viva inspirada en la Palabra de Dios. Ese mensaje siempre vigente, aplicable y verdadero que inclina la balanza hacia el bien de quienes por amor se han unido hasta que la muerte los separe