Antes de llegar a los Estados Unidos, la peruana Gilda Peraza, mejor conocida como Gigi por sus afectos más cercanos, vivía en España donde estudiaba un master en planeación turística. Pensó que a su llegada a este país podría poner en práctica sus conocimientos, pero lo más cerca que llegó fue a anfitriona de hotel por $5.75 la hora Jamás se rindió. Escaló hasta convertirse en directora de desarrollo y mercadeo, y ser reconocida como una profesional de ideas valiosas. Actualmente, dirige su propia organización Latino Community Fund, con la misión de apoyar la inversión de familias hispanas, entendiendo el sistema americano y promoviendo la conexión entre similares que puedan darse apoyo y nuevas oportunidades de desarrollo