Junto a sus hijos y con una greencard lograda luego de mucho tiempo y esfuerzo, dejó atrás su experiencia como asistente ejecutiva de grandes empresas, y decidió apostar por un trabajo de traductora médica, y luego certificada para el gobierno